Zipaquirá gracias a sus recursos naturales es cuna de momentos históricos que marcaron cambios radicales para Colombia a lo largo de los años y actualmente con su Catedral de Sal es un lugar turístico integral, que quiere crecer en un ambiente ideal para el visitante nacional y extranjero. La sal ha sido para Zipaquirá Colombia un elemento imprescindible para darse a conocer a nivel mundial en todo el trayecto de su historia y de la misma forma actualmente con su aumento en el trafico turístico al cual se une la ciudad con sus habitantes que a diario ven pasar al turista por sus calles en dirección de la parte antigua de la ciudad y luego hacia la Catedral de Sal o como algunas personas de la ciudad la llaman «la mina de sal» o «las salinas».